Mañana toca viajar a Madrid para contar la experiencia vivida en Sofía (Bulgaria), allí asistimos a unas Jornadas donde se trataba el tema de cómo deben afrontar los jóvenes con cardiopatías la entrada al mundo laboral y fuí uno de los nueve elegidos de la Fundación Menudos Corazones para contar mi experiencia y poder ayudar a los “benjamines” del grupo que todavía están en la Universidad.

menudos corazones colabora vatios verdes

En muchas ocasiones los jóvenes con discapacidad sufren rechazo por parte de los directivos de las empresas ya que tienen miedo a que el rendimiento sea menor por sufrir una enfermedad; este miedo se acentúa en Bulgaria, el país más pobre de la Unión Europea, y les resulta casi imposible encontrar un trabajo.

Después de un rato de debate se llegó a la conclusión de que a los directivos les falta mucha información, ya que aunque tengamos una discapacidad, somos capaces de realizar nuestras funciones de la misma manera que una persona que no tenga ninguna enfermedad; es más me atrevería a decir que todos los jóvenes que estábamos allí, además de tener una buena formación, podríamos aportar muchos valores añadidos que tanto buscan los responsables de recursos humanos.

Aunque tengamos una discapacidad, somos capaces de realizar nuestras funciones de la misma manera que una persona “normal”.

Debe ser por todo lo sufrido cuando éramos niños, pero la calidad humana y valores como la solidaridad, responsabilidad, capacidad de superación, preocuparse del que tienes al lado y ayudarle en todo lo que puedas, intentar hacer feliz a la gente que te rodea y muchos más se veían en cada uno de los participantes de la conferencia.

También hubo tiempo para el ocio y hacer una ruta turística por la ciudad de Sofía. Os dejo una foto en la Catedral de Alexander Nevski, el monumento más significativo de Sofía, con el grupo de jóvenes españoles de Menudos Corazones y dos de las trabajadoras de la Fundación: Teresa y Montse.

Viaje a Sofía

Pablo, Paula, José María, Miguel, Izan, Dani, Vicky y Andrea, espero veros muy pronto y que consigáis todo lo que os propongáis… el próximo reto el Camino de Santiago.

Como dijo una de las jóvenes búlgaras:

“No tenemos un corazón enfermo, es sólo un corazón especial”

Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook

¡Compártenos! ¡Gracias!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies