Instalaciones deportivas sostenibles

En esta publicación os queremos mostrar varios casos de instalaciones deportivas que de una u otra manera son respetuosas con el medio ambiente. Queremos comenzar por el caso que tenemos más próximo: el estadio de San Mamés en Bilbao.

Nuevo San Mamés

Primer estadio europeo con Certificación LEED

 

 

El estadio del Athletic Club de Bilbao es el primer campo europeo en conseguir la Certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design) sello que mide la sostenibilidad integral de la edificación.

En sus criterios se incluyen los siguientes:

  • La integración del edificio con el entorno.
  • El ahorro de energía y agua.
  • El uso de materiales de bajo impacto ambiental
  • La calidad del ambiente interior.
  • La innovación y el diseño.

El alto empleo de materiales reciclados y de origen local han permitido que disminuya de manera notable la huella ambiental del edificio.

 

Iluminación LED para ahorro energético y aprovechamiento del agua de lluvia

Además, gracias al sistema de iluminación LED para la iluminación deportiva y del exterior del estadio, se ha conseguido importantes ahorros en iluminación.

Para reducir el consumo de agua, el estadio recupera parte del agua de lluvia que cae sobre él para su reutilización en el riego del césped, y se han colocado urinarios ecológicos sin agua en todo el estadio.

Un estadio sostenible no resta que sea un estadio cinco estrellas; la UEFA ha calificado a San Mamés con la calificación Élite, la máxima calificación que capacita al estadio para albergar grandes eventos futbolísticos, tales como finales nacionales e internacionales.

 

Estadio Mineirao

 

 

Muchos recordaran este estadio por el 7-1 que le endosó Alemania a Brasil en las semifinales del Mundial de 2016 pero también hay que recordar que se trata del primer estadio de este país que emplea paneles solares en su cubierta. Esta tecnología ha costado 16 millones de dólares, pero no sólo proporciona corriente al propio estadio, sino que también da energía a mil hogares más de Belo Horizonte gracias a sus casi 6.000 paneles solares situados en la cubierta.

 

New Lawn Stadium

 

 

No hace falta ser un club de primera división para tener un estadio “ECO”. El Forest Green Rovers, club de la Football League Two (equivalente a la tercera división española) cuenta con el primer campo orgánico del mundo, además de usar más de 100 paneles solares y arreglar la hierba mediante un corta césped movido por energía solar recoge el agua de lluvia para el riego del césped.

 

Estadio Nacional de Kaohsiung – Estadio Dragón

 

 

Un estadio multi-usos con capacidad para 55.000 espectadores con forma de dragón situado en Taiwan. Con un coste de 150 millones de dólares este estadio es capaz de producir más de 1 Gwh al año gracias a sus paneles solares situados en la cubierta.

Este innovador estadio con más de 3.000 focos se nutre de electricidad gracias a su techo, 14.155 metros cuadrados de paneles solares.

El uso de esta energía renovable y no contaminante hace que se dejen de emitir 660 toneladas anuales de dióxido de carbono a la atmósfera.

 

Indianapolis Motor Speedway

 

 

El famoso circuito de carreras americano donde se corren las 500 Millas de Indianápolis cuenta con casi 40.000 paneles solares que proporcionan unos 9.000 kWp al año. Es el recinto deportivo con mayor número de espectadores y gracias a su huerto solar proporciona energía eléctrica a 1.000 hogares.

 

Metlife Stadium

 

 

Con capacidad para más de 80.000 espectadores, este estadio de Fútbol Americano es el hogar de dos grandes equipos de la NFL: los New York Jets y los Giants.

Con un coste de unos 1.500 millones de euros se construyó con 40.000 toneladas de acero reciclado, parte de los asientos están hechos de plástico reciclado y chatarra y lo más destacado, en el techo hay un anillo solar de 1350 paneles solares que dan energía a las cuatro pantallas y la iluminación LED del estadio.

 

Morro da Mineira

 

 

Por último os traemos la instalación deportiva más humilde pero no por ello menos sorprendente, se trata de un campo de fútbol situado en Río de Janeiro que permite jugar sus partidos a las más de 200.000 personas que viven en las favelas cercanas a la instalación. Construido en 2014, es el primer campo de fútbol que recoge la energía de la gente gracias a los más de 200 azulejos con tecnología kinetic situados en el suelo. Esta tecnología convierte el movimiento de los jugadores en energía para alimentar los focos.

 


Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

¡Compártenos! ¡Gracias!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies